Ciclo de vida de tu camión: cosas que debes y NO hacer

Hacer las preguntas fundamentales

No importa si adquieres un camión nuevo o seminuevo, vas a tener que estimar el ciclo de vida ideal para renovarlo. En el proceso debes hacerte algunas preguntas fundamentales:

  • ¿Estoy usando el vehículo al máximo?
  • ¿Sigo las especificaciones del fabricante?
  • Si no estoy ocupando el vehículo al 100%, ¿realmente necesito reemplazarlo o solo reasignarlo?
  • ¿Cuál es el costo total de propiedad de la unidad?
  • ¿La unidad llegó a la cantidad ideal de años/kilómetros para ser renovada?
  • ¿Los costos de mantenimiento están superando los costos de financiar uno nuevo/seminuevo?

 

Olvidar tener una política de renovación

Dejar que los camiones trabajen hasta que tengan desperfectos o se vuelvan incosteables, no es tener una política de renovación.

 

Estas son los principales métodos para determinar cuándo se debe renovar un camión:

  1. Renovación basada en intervalos establecidos según la edad y kilometraje del vehículo.
  2. Renovación por evaluación de costos, es decir, cuando el ingreso que genera es menor a lo que debería ganar.
  3. Renovación basado en el análisis del costo total de propiedad: costo total de la unidad, reparaciones, años de operación, valor de reventa, tasa de depreciación y otros factores.

 

Planificar antes de comprar

Seguramente estás aquí porque quieres extender la vida de tus camiones actuales, pero la compra de nuevos vehículos también influye en la optimización de tu flotilla.

 

Antes de adquirir un camión debes pensar en:

  • El uso concreto que le vas a dar, según el tipo y tamaño de carga que va a transportar.
  • La potencia máxima del motor.
  • La velocidad óptima de operación permitida por la legislación mexicana.
  • La capacidad de la transmisión, directamente relacionada con el arranque del vehículo en pendientes.
  • Diseño del camión para las condiciones orográficas del país.
    1. Ruta
    2. Tipo de operación
  • Componentes ahorradores de energía y combustible.

 

Olvidar que los datos valen oro

Los sistemas de administración de flotas sirven para monitorear cada vehículo, diagnosticar problemas e incluso identificar el tiempo óptimo para renovación de componentes y de la unidad misma.

 

Planear las rutas de transporte

La planeación de las rutas empieza desde el almacén, cuando organizas la mercancía de acuerdo con las posiciones de entrega de diferentes pedidos.

 

Mantenimiento preventivo

Hay acciones evidentes y sencillas para prolongar la vida útil de tu camión, como lavar el radiador con regularidad o asegurar que exista suficiente aceite y lo cambies según sea necesario. Dependiendo del modelo y el camino (ya sea carretera o ciudad), los intervalos para los cambios de aceite pueden variar en kilometraje.

 

Descuidar los mantenimientos de rutina

Pareciera que los mantenimientos regulares requieren mucho tiempo y dinero, pero en realidad pueden ahorrarte tiempo y dinero a largo plazo.

 

No verificar las técnicas de conducción

Como administrador o propietario de una flotilla, seguramente platicas con tus conductores sobre el impacto que tiene su forma de conducir en el rendimiento de cada camión.

 

Utiliza productos de larga duración

Algunos productos, como los aceites sintéticos y los lubricantes, están diseñados para durar más que sus homólogos convencionales. Para extender los intervalos de mantenimiento, selecciona productos que sean reconocidos por prolongar la vida útil del vehículo, e invierte en calidad, siempre siguiendo las indicaciones del fabricante. Si compras mejores productos terminarás ahorrando dinero al reducir la cantidad necesaria de cambios de aceite.


TCO

Publicaciones relacionadas