El impacto de los conductores en el rendimiento del combustible

 

De acuerdo con especialistas en la industria, los conductores pueden tener un impacto de hasta 30% en la eficiencia del combustible.

Está claro que no puedes ser omnipresente y estar con ellos en cada recorrido que hacen, pero sí puedes incentivarlos y capacitarlos para que adopten mejores prácticas, ayudándote a ahorrar miles de pesos mientras recorren sus trayectos.

Para fomentar las buenas prácticas de conducción, primero hay que conocer los factores que impactan a la economía de combustible:

  1. Aerodinámica y velocidad del camión: la aceleración sumada a la aerodinámica del vehículo aumenta exponencialmente con la velocidad del vehículo.
  2. Factores ambientales como la temperatura del aire, las condiciones climáticas y las superficies del camino.
  3. Configuración del vehículo: para minimizar el consumo de combustible, algunos especialistas recomiendan cierto tipo de llantas acorde con la capacidad de ejes
  4. Inflado adecuado de los neumáticos.
  5. Alineación de las llantas para que no presenten mucha resistencia al rodar.
  6. Hábitos o estilo de conducción del operador. La conducción agresiva puede acabar rápidamente con las llantas y los componentes del camión, así como incrementar el consumo de combustible.

 

Algunos consejos básicos como el mantener velocidad constante dentro de lo permisible y evitar acelerar bruscamente, ayudan a mantener un al rendimiento. Es cierto que muy pocas personas se atreverían a rcomendar que manejen más lento, pero la velocidad es la primera razón por la que aumenta el consumo de diésel.

 

Piensa en este escenario si no te convence del todo que manejen un poco más lento: si conducen más rápido estarán antes en su destino, pero habrán gastado más dinero en rellenar el tanque (multiplica este efecto por los miles de kilómetros que recorren). Entonces, lo ideal es que establezcas una media de consumo y velocidad por cada “equis” kilómetros recorridos.

 

De igual forma, es importante que los operadores comprendan el uso de los frenos. Es inevitable usarlos y existen por seguridad, pero cada vez que se pisa el freno, la unidad pierde energía y quema combustible cuando necesita recuperar la velocidad. Lo mejor es que se anticipen a los cambios en el tráfico, aceleren gradualmente y mantengan una buena distancia con los otros vehículos para evitar frenar constantemente.

 

No deben olvidar revisar la presión de las llantas antes de salir. La correcta presurización de las llantas ayuda a soportar la carga pesada y reducir la resistencia al rodar, lo cual puede disminuir el consumo de combustible.

 

Planear la ruta con anticipación también juega un papel fundamental, ya que evitar los problemas del camino –como evadir las construcciones o las ciudades congestionadas si no es necesario–, sin duda puede eficientar el recorrido y la cantidad de kilómetros recorridos.


TCO

Publicaciones relacionadas