Supera los retos de importación y exportación en tiempos de COVID-19, prepárate para el aumento de demanda

 

Está claro que el último año fue retador para el comercio internacional.

¿Cuáles fueron los mayores retos? La caída de las ventas externas, la contracción de las inversiones,

 el aumento de las tasas de interés internacionales, las restricciones al transporte y el bajo crecimiento económico de nuestros principales socios comerciales, entre otras.

Aunque no podemos negar la caída del comercio exterior, es cierto que las señales de recuperación son alentadoras. De hecho, pese a la pandemia, México se posicionó en el top 15 de exportaciones e importaciones durante el 2020 según la Organización Mundial del Comercio (OMC).

¿Por qué hablamos de estas cifras y retos? Porque es importante entender el panorama y el futuro cercano de las importaciones y exportaciones en México, para dar el gran salto y transformar tu empresa.

Seguimos adaptándonos a la “nueva normalidad” con algo de incertidumbre, pero está claro que para aumentar tus operaciones necesitas adoptar soluciones innovadoras ante las circunstancias actuales.

Una actividad que creció y seguramente continuará haciéndolo, es el comercio interindustrial, donde compañías de distintos ramos realizan colaboraciones especiales. Por ejemplo, las apps de transporte que se aliaron con restaurantes, negocios y supermercados para llevar los productos a la puerta del consumidor, o los gigantes de la industria cosmética que se convirtieron en productores de gel antibacterial para ayudar a prevenir la propagación del COVID-19

 

Por otro lado, algunas empresas encontraron una solución inteligente ante las restricciones de movilidad: la Supply Chain As a Service (SCaaS) o Administración de la cadena de suministro.

Bajo la necesidad de trabajar con menos personal o capital, algunas compañías han recurrido a la tecnología SCaaS para distintas necesidades en su cadena de suministro, incluyendo el control de producción, manufactura, calidad, almacenamiento y logística. Esta es una motivación para tercerizar algunos servicios esperando lograr buenos resultados.

Otro factor vital de éxito es la mitigación de riesgos en la cadena de suministro. La pandemia afectó notablemente a las cadenas de suministro retrasando el envío de bienes, parando temporalmente la producción, obligando a establecer restricciones de transporte e incrementando drásticamente los precios de operación y producción.

Ante estos riesgos, las empresas necesitan enfocarse en tomar decisiones inteligentes como promover sus productos más rentables, integrar nuevas tecnologías para reducir costos (como la adopción de Sistemas de Administración de Transporte o TMS) y comprender el costo total de poseer o consumir un producto o servicio (como por ejemplo el Costo Total de Propiedad de los camiones).

Y también está una tendencia que relativamente pocas empresas han adoptado, aunque es oportuna e indispensable. Se trata de la sustentabilidad, una forma de prosperar y llegar a nuevos mercados, y/o crecer dentro del mercado mexicano, dando prioridad a la salud y seguridad de los colaboradores y clientes.

 

No es una tendencia nueva, pero sí una que ha crecido en los últimos 2 años. Esta implica involucrarse con acciones que procuren el bienestar de las personas y de la comunidad, ya sea reduciendo las emisiones contaminantes con vehículos eficientes o adoptando mejores prácticas de manufactura.


Logística Negocios

Publicaciones relacionadas